22 enero 2016

Aprendiendo a maquillarse a los 50 años

¿Cómo adaptar las actuales tendencias de maquillaje (colores flúor, labios rojos...) a un rostro de unos 50 años?

Todo se puede adaptar, pero la aplicación deber ser más natural. La única precaución es huir de las texturas brillantes y tonos metálicos.

En España, las mujeres tienden a usar una base más oscura que el tono de su piel, para conseguir un efecto bronceado. ¿Es recomendable? ¿Cuál es la forma correcta de aplicación?

Yo aconsejo utilizar un fondo de maquillaje un tono más claro que la piel, porque los colores claros dulcifican los rasgos y rejuvenecen. También debe ser muy cubriente, para corregir las imperfecciones. En cuanto a las texturas, prefiero los acabados luminosos, para que la piel parezca jugosa y natural.

¿Textura líquida o en polvo?

No soy partidario de utilizar los polvos, porque pueden marcar las arrugas.

Uno de los productos clave -a cualquier edad- es el corrector. ¿Cómo sacarle el máximo partido?

Para disimular las ojeras, hay que aplicarlo justo encima. Y si lo que se quiere camuflar son las bolsas, además tendremos que extenderlo más abajo. Siempre, eso sí, usando el mismo tono del maquillaje, para evitar cortes de color. Es importante saber que el corrector no matiza las arrugas.

Muchas mujeres maduras prescinden de las sombras por miedo a que se acumulen en los pliegues de los párpados. ¿Puede evitarse?

Las sombras actuales tienen una buena fijación, por lo que recomiendo usarlas directamente, sin aplicar antes corrector o base. Así, evitaremos la acumulación de pigmentos. Otro truco es aplicar una fina capa de polvos sueltos transparentes en el párpado, y a continuación, las sombras.

Una de las bondades del paso del tiempo es que los huesos se marcan; también, los pómulos. ¿Cómo aprovecharlo?

Con el colorete. Hay que aplicarlo en sentido ascendente, del pómulo hacia la sien. Mejor en tonos rosas, que dan frescura y viveza al rostro.

Y en los labios, ¿deben atreverse con el rojo las mujeres maduras?

Es aconsejable utilizar colores más bien claros y luminosos, para dar volumen a la boca, y huir de las texturas mates. También es muy importante el perfilado, porque con la edad el labio se desdibuja. Además, hace que el labial perdure.

¿De qué productos hay que abusar a partir de los 50?

De la máscara en las pestañas superiores, pues en las inferiores puede dar la impresión de un ojo caído o más redondo. También es recomendable usar un perfilador de cejas, porque con la edad se van despoblando. Y fondos de maquillaje con una cobertura elevada, para tapar manchas e imperfecciones.

¿Y de cuáles es mejor prescindir?

De las sombras muy brillantes, que acentúan las arrugas del párpado, y de los fondos, polvos bronceadores y labiales muy oscuros, que envejecen y (en el último caso) hacen los labios más pequeños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario