10 diciembre 2011

El sindrome Guti pasa factura.

La mancha de una mora, con otra mora se quita. Eso, pero trasladado al mundo del tatuaje ha debido pensar Guti, quien hace unos días se borraba las iniciales de su ex novia Noelia y se tatuaba las de su nueva conquista, Romina Belluscio. Menos de un mes le ha bastado al futbolista para darse cuenta de que la guapa argentina es la mujer de su vida… al menos mientras no se demuestre lo contrario. «Estamos juntos, somos muy felices y sólo queremos cuidar ese amor eternamente, eres mi sol que brilla todos los días para mí. Te quiero RB». Ésta es sólo una de las muchas declaraciones de amor que, a falta de revista de cabecera, le ha dedicado Guti en una red social a su chica, a quien incluso, como la misma Romina ha confirmado en el programa de televisión donde colabora, ya le ha pedido matrimonio: «Me dijo que si me quería casar y fue muy, pero que muy, romántico. No me lo esperaba. Le dije que sí, porque ya hemos hablado de esas cosas».

Sin embargo, aunque el vertiginoso romance de Guti y Romina tenía todos los ingredientes para haberse convertido en el romance del otoño -famoso futbolista sale con guapa presentadora de televisión, una conjunción que no podía dejar de recordarnos a la exitosa pareja formada por Iker Casillas y Sara Carbonero-, no ha sido así. Lejos del interés mediático que supuso y siguen suponiendo los Carbonillas, la relación de Guti y Romina está pasando por la prensa rosa sin pena ni gloria. «Es verdad que están en todo los sitios. Pero no generan expectación. Se han expuesto tanto a los medios que han perdido valor como personajes», afirma un paparazzi. Prueba de ello es este dato revelador. Las fotos del primer viaje de Iker Casillas y Sara Carbonero a Estados Unidos se vendieron en una revista por más de 100.000 euros, «ninguna revista te daría una cifra parecida por unas fotos similares de Guti y Romina», nos asegura el comercial de una agencia de prensa, quien añade: «como mucho, te podrían dar 10.000 o 15.000 euros, y eso con suerte». De hecho, según esta misma fuente, ya hay mucho material de esta pareja que se ha quedado sin vender: «Las revistas están saturadas. Además, no se creen a Guti. Anteayer fue Noelia, ayer Paula Vázquez, hoy Romina y mañana... quién sabe».

Pero la cuestión sería por qué se comporta Guti así. Desde el punto de vista psicológico es difícil hacer un diagnóstico sin conocer a la persona. No obstante, según expertos en la materia, el comportamiento del futbolista es muy similar al de personas con un trastorno histriónico de la personalidad (THP). Estas personas se caracterizan por una emocionalidad excesiva y gran tendencia a llamar la atención de los demás por medio de una conducta llamativa y espectacular. Su comportamiento suele ser seductor o provocador, se preocupan de tener un buen aspecto físico para gustar a los demás y buscan ser siempre el centro de atención. Son personas teatrales, de comportamiento exagerado y son percibidos por los demás como superficiales y sin autenticidad. Esto hace que su relación con los otros sea tormentosa y llena de problemas. Además, dado que tienen una gran dependencia de quien les rodea, suelen sentir una gran angustia al perder a su pareja o quedarse solos.

Sin entrar ya en el terreno de la psicología, otros podrían argumentar esta actitud exhibicionista de Guti como una vía fácil para conseguir fama y dinero, aunque en el caso del futbolista esta última hipótesis no se sostiene. A pesar de su fama de juerguista, Guti ha sabido rentabilizar como pocos sus ingresos como futbolista (unos 2,4 millones de euros anuales). José María Gutiérrez Guti es administrador único de la empresa Jaz 14 SL, una sociedad cuyo objeto social es la compraventa de solares, fincas rústicas o urbanas, pisos, apartamentos e inmuebles en general. Si bien la crisis económica seguro que también le ha pasado factura, en 2007 el patrimonio de esta empresa alcanzaba los 3.449.175,69 euros. Además, en mayo de 2009 creó la sociedad Púa Producciones 2009 SL, cuyo objeto era la edición, artes gráficas y reproducción de soportes grabados. Sin embargo, si en plena burbuja inmobiliaria estas empresas resultaron de lo más rentable, hubo otra aventura empresarial en la que el futbolista corrió peor suerte. En junio de 2009 Guti abrió el restaurante Barroque. Aunque en principio se dijo que Rafa Medina y Fonsi Nieto eran sus socios, luego se supo que no era así. El futbolista tenía el 40% del negocio y su representante, Zorak Vekic, el 60% (Fonsi y Medina cobraban sólo por prestar su imagen). Aunque durante meses fue uno de los locales de moda de la capital, poco tiempo después el negocio tuvo que echar el cierre porque no podía hacer frente a las deudas.

Otro de los argumentos podría ser que, con su comportamiento, Guti busque la fama. «Guti parece que necesita llenar ese hueco de la fama de forma rápida pero efímera, lo que le lleva a no ser respetado por los consumidores. El vaso de la fama se llena con esfuerzo. Creo que su forma de actuar es absolutamente errónea desde el punto de vista de imagen. Su valor es el deporte, no el mundo rosa», apunta Santiago de Mollinedo, director general de Personality Media. Para Mollinedo, esta sobreexposición de Guti está jugando en contra de su imagen y puede dejarle fuera de juego: «Cualquier exposición mediática fuera de su ámbito profesional, haciendo gala de su conocimiento de deportista y entremezclándolo de manera superficial con el mundo del corazón, sólo puede causar rechazo y deteriorar, no solo su imagen, sino la de su compañera sentimental, que está en pleno desarrollo». Según el director de esta consultora, Guti tiene un nivel de conocimiento entre la gente lógicamente alto, pero con unos valores muy negativos. Solo tiene un 4% de consumidores que le doten de valores muy altos y por el contrario casi un 50% de consumidores le suspende por debajo del 4 (en una puntuación del 1-10). Con este perfil, según apunta Santiago, ninguna marca seria puede estar interesada en él, más que nada porque existen otros muchos deportistas con valores infinitamente superiores: «Voluntaria o involuntariamente, Guti siempre ha sido un interlocutor polémico dentro del Real Madrid, siempre ha tenido un fuerte guiño social al mundo del corazón que no necesitaba en absoluto, pero su inexperiencia le lleva continuamente a caer en el mismo error. Es complejo ser un personaje bien valorado y admirado por los consumidores ya dentro de tu propia carrera profesional. Sólo esfuerzo, éxito y cabeza frente a los medios de comunicación te convierten en un deportista admirado, generando unos valores realmente atractivos para el anunciante: Xabi Alonso, Casillas, Iniesta, Xavi Hernández o Pep Guardiola también tienen mujeres y novias y no montan un circo con los medios de comunicación».

Sin embargo a Guti, lejos de afectarle, estas críticas parecen no importarle: «Soy verdadero y procuro sentirme bien conmigo mismo para darle paz a toda la gente que me rodea» o «pienso en todos los momentos pasados en mi vida pero es hora de disfrutar el presente y dar todo por la persona que está a mi lado», son algunas de las frases que estos días se podían leer en su perfil de Twitter, su vocero oficial.

Pero ese presente idílico del que habla Guti podría tener los días contados. Aunque acaba de pedirle matrimonio a Romina Belluscio, su carrera profesional le podría llevar, en un futuro inmediato, muy lejos de su prometida. El ex jugador del Real Madrid y del Besiktas está negociando con un club de la Liga china, país en el que Guti estaría encantado de jugar y del que su ex entrenador, José Antonio Camacho -actual seleccionador de China-, le ha dado excelentes referencias. De llegar a un acuerdo, el jugador vería cumplido su sueño de retirarse del fútbol en algún club asiático: «Me apetece mucho irme a vivir a Asia y conocer nuevas culturas», ha dicho el deportista. Para Santiago de Mollinedo el hecho de que Guti quiera irse al continente tiene su explicación: «Entiendo que quiera jugar en China, pues allí todo lo que pertenezca o venga del entorno del Real Madrid puede generar dinero de patrocinios que sabe que aquí tiene más complicado con el perfil ya definido de imagen que ha transmitido durante estos años».

No obstante, de llevarse a cabo su fichaje por el club chino, Romina parece que no le acompañará: «Me ha costado mucho tener lo que tengo y tengo que cuidarlo. Siempre he sido una persona muy independiente. Soy realista: tengo actualmente un trabajo y un contrato. Si el amor existe, soportará la distancia», afirmaba confiada la reportera. Una decisión que, aunque difícil, parece por otro lado la más acertada: «Si Romina mantiene su imagen seria, divertida y polifacética junto a Susanna Griso, crecerá y Antena 3 le dará con suerte cada vez más espacio. Puede ser una excelente prescriptora de cara al futuro para alguna marca», anota Santiago. Y es que, aunque algunos ya hablan de Romina Belluscio como la nueva Carbonero, para Mollinedo a la argentina todavía le queda un largo camino que recorrer: «Sara es hoy conocida por el 92% de los consumidores, para llegar a ese nivel de conocimiento primero ha sido una periodista que ya partía con una notoriedad importante (antes de salir con Casillas y el boom del Mundial, según los datos de Personality Media, Sara ya era conocida por el 50% de los consumidores )», concluye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario