27 noviembre 2013

Al Wi al ralentí

Desde su lanzamiento hace casi un año Nintendo ha vendido cuatro millones de Wii U, muy por debajo de lo previsto por el gigante del entretenimiento japonés y lejos de repetir el éxito que tuvo la consola Wii en esta nueva generación. La compañía reconoce que la situación de Wii U no es alentadora, pero prepara un extenso catálogo de títulos para las fiestas con objeto de recuperar parte de la atención del público. 

Al igual que ocurrió con la Wii, la Wii U vuelve a diferenciarse en esta ocasión de las futuras plataformas de Microsoft y Sony, apostando por modos de control alternativos (una tableta que funciona como mando), juegos de franquicias propias como Mario o Zelda y un enfoque más familiar y social, no tan centrado en el rendimiento gráfico de la máquina. Es también más barata que su competencia, con un precio de 300 euros para el modelo básico.

La Playstation tres llegó al mercado un año después que su principal rival, la Xbox 360. Esa diferencia fue suficiente para que Microsoft mantuviera la delantera en la actual generación de consolas durante casi una década. Sólo en este año 2013 —nueve años más tarde—, Sony ha podido darle caza en número de unidades vendidas de su plataforma.

Con la futura PS4, que saldrá a la venta el próximo 29 de noviembre, la batalla por el salón será mucho más reñida. Sony llega al mercado con una máquina más económica que su principal rival, la Xbox One, con una arquitectura renovada y una nueva estrategia de distribución digital con la que espera ganar el favor de los estudios desarrolladores. La PS4 saldrá a un precio menor que su rival, 399 euros, pero sólo en su versión básica, que no incluye cámara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario