07 septiembre 2015

Cuando los Beatles eran The Quarrymen

Los Beatles acabaron siendo un grupo universal, pero sus orígenes están íntimamente unidos, musicalmente, a la ciudad que les vio nacer, Liverpool. En los últimos años 50, cuando John Lennon, Paul McCartney y George Harrison actuaban bajo el nombre de The Quarrymen, la urbe industrial y portuaria recibía las influencias sonoras procedentes del otro lado del Atlántico, y se plasmaban en un estilo popular denominado «skiffle». Lonnie Donegan era el rey del género, una mezcla de canciones folklóricas, «country» y pinceladas de «boogie» y rock and roll. 

Los Quarrymen, sin embargo, pronto se decantaron por el lado más áspero y puro del rock, tanto en su vertiente negroide (Little Richard, Chuck Berry) como en la de ascendencia blanca (Buddy Holly y los Crickets, Eddie Cochran, Elvis). Liverpool, zona de aluvión humana y de asentamientos de emigrantes, se convertía en la Nueva Orleáns de los tiempos modernos. El río de la ciudad, sin duda muy contaminado ya por entonces, daba ya el nombre al movimiento encabezado por los Beatles: el Mersey Sound. 

El común denominador de todas las jóvenes bandas integradas en el mismo era el «beat», el ritmo persistente y continuado, el golpeo identificable de la batería. Pero, ya en los primeros años sesenta, el estilo se había hecho mayor de edad y derivó en tantas tendencias personales como grupos: Gerry y los Pacemakers y los Searchers fueron los mejores, con sus armonías vocales adelantadas a la época. Todo fue posible a partir del éxito masivo de los Beatles, desde que los «Cuatro Fabulosos» (ya con Ringo Starr en la nómina) consiguieran su primer triunfo con «Love me do», en 1962. 

Aunque ellos incluían en su repertorio numerosas canciones de artistas americanos, tanto del rock como del incipiente «soul» de Detroit (grupos vocales femeninos como las Shirelles o las Marvelettes), sus mejores «hits», su colección inagotable de números uno, los lograron con canciones propias, las que estaban dando vida a un estilo original y único: temas como «Please, please me», «She loves you», «I wanna hold your hand»... The Cavern fue el «pub», la sala donde los Beatles velaron sus primeras armas en Liverpool. Pero también se curtieron en locales de la ciudad alemana de Hamburgo, durante una larga temporada. 

Y ya en pleno ascenso, su ciudad natal se les quedó pequeña y estrecha, y se convirtieron en una banda típicamente londinense, vale decir británica en su más amplio sentido. Algunos recalcitrantes acusaron al grupo más famoso del mundo de haber abandonado y dejado de lado a su tierra de origen. Sin embargo, en plena «beatlemanía», en 1967, John y Paul recordaron con cariño en dos canciones memorables al Liverpool de su infancia y adolescencia : «Penny Lane» y «Strawberry Fields Forever».

No hay comentarios:

Publicar un comentario